Torazo en rodeo ajeno

Que una bodega cordobesa ubicada en una región no tradicional, obtenga Medalla de Oro en un concurso nacional organizado nada menos que por la provincia de San Juan, no es poca cosa.

Ya resultaba extraño para los paisanos del lugar ver a Héctor Jairada plantando viñas en Ischilín, zona dedicada a la ganadería de crí­a. Imagine el lector la cara de los sanjuaninos cuando descubrieron que el ganador de la Medalla de Oro era una bodega cordobesa. En el corazón de la mejor región viñatera del país -y una de las mejores del mundo-, no sólo acababa de ganar un vino cordobés, sino que el premio se lo llevaba con su primera cosecha.

La historia
Hace ya diez años, el ex preparador físico del equipo campeón de River Plate en 1975, y su esposa decidieron plantar viña en donde los técnicos italianos le indicaron, a pesar de las caras raras de los lugareños. El lugar indicado reúne las condiciones ideales para que las mejores cepas italianas -traídas especialmente para ese lugar- expresen su mejor condición.
Héctor e Irma no se amedrentaron por las dificultades y encararon su proyecto largamente soñado. Toda una vida de trabajo se convirtió en 12 hectáreas de vid.
No resuló fácil conseguir personal, capacitarlo y "ponerle la camiseta" -un estilo que el ex preparador físico conoce bien-.
Tampoco fue simple conseguir los créditos necesarios para equipar la bodega con la mejor maquinaria disponible -Della Toffola- también sugerida por los expertos italianos, que de esto algo saben.

El premio
El enólogo de la bodega, don Alberto Nanini, les sugirió participar, por la calidad que estaba frente a sus ojos y a su boca. "Este primer vino que hicimos no tiene nada que enviarle a la calidad de los mejores productos de las más antiguas bodegas del país", dijo para convencer a los propietarios, y ellos prepararon las botellas sin etiqueta, tal como indicaban las normas del concurso.
"Consideramos al premio que obtuvimos como un tributo a las cosas bien hechas, como un ejemplo de que cualquier argentino puede hacer buenos productos si se lo propone, poniendo conocimiento, corazón y sacrificio. Armando un buen equipo, como en de aquel River campeón de 1975". Con esa pocas palabras, Irma Oller dejó muda a la "popular sanjuanina" y le sacó un lagrimón a Héctor, que la miraba desde el "tablón"

 

Deje su comentario

7 Responses to “Torazo en rodeo ajeno”

  1. Ana on January 16th, 2009 7:30 pm

    Fe de errata… el nombre correcto es Hector Jairala, en lugar de Jairada como salió impreso.

  2. marissa on January 31st, 2009 6:01 pm

    BIEN MERECIDA LA MEDALLA. LOS VINOS SON EXCELENTES.UN ORGULLO PARA CORDOBA.

  3. Guillermo Ruiz Funes on February 27th, 2009 2:23 pm

    Felicitaciones por el premio es un orgullo para nuestra zona.Guillermo Ruiz Funes

  4. Roberto Zicari on January 1st, 2010 9:06 am

    Mis Felicitaciones a Hector por el emprendimiento.
    Soy clase 1946 y fuimos compañeros de Servicio Militar en el Reg. de Granaderos….Quisiera que le llegue un abrazo y le faliciten mi direccion de email..sería muy grato podamos contactanos

  5. Mario Sanzano on June 18th, 2010 9:58 am

    Despues de leer las notas que te hicieron Hector me parece que yo tambien debo ser uno de esos nuevos amigos que te quieren tomar el vino. Un abrazo grande, compartimos el amor por las mismas cosas, felicitaciones, nos debemos el asado. Para que no dudes de mis intenciones yo llevo el vino. Cariños a tu Sra. Mario.

  6. aurelio bujaldón on June 24th, 2010 8:18 pm

    …No haberme enterado en Semana Santa, cuando anduve cerquita de allí. (hasta Barranca Yaco llegué).
    Será para la próxima.
    Saludos desde Mendoza y muy buena suerte.

    Aurelio

  7. adrian on October 14th, 2010 2:37 am

    Me gustó mucho el Merlot.Me gustaria degustar algo mas de lo que elaboran. Sigan así, saludos!! Desde Córdoba Capital